REINAS DEL FESTIVAL / Las Bebés, segunda parte


Performance colectiva/Intervención callejera

Durante performance de la segunda aparición de las bebés, la acción se centró en como si estas 12 bebes, fueran aspirantes reales al cetro de la reina del Festival de Viña, presentándose y haciéndose candidatura durante el día en pleno sector 5 de Reñaca y durante la noche en el centro de Viña, tomando una micro, bajándese en el reloj de flores, para luego encumbrar juntas en el centro de Viña hacia la Quinta Vergara, todo esto en medio del Festival de Viña de dicho año. La acción se realizó, al igual que la pasada en el formato docureality, invitando a lxs performers a transmitir desde sus celulares y a grabar y documentar todo lo que se vivió durante ese día.

Sátira hacia el sistema que nos pone a competir por una corona, a ser la reina y a olvidarnos de nuestra induvidualidad en son de encajar en un mundo de plástico que brilla pero que contamina.

Idea/Concepto: Camila Garretón y Kur4gue
Prótesis y máscaras: Kur4gue
Dirección y producción: Camila Garretón
Vestuario:Francisca Gajardo
Performers: Alexa soto, Kur4gue, Bixo, Mujer peluda, Macarena, La chilezolana, Furia del Nilo, Diego de Palmas, Camila Carlota, Sofía Oportot, María Gonzales Cataldo, Camila Garretón.
Registro fotográfico: Dana Vera y Registros personales del celular
Videos: Registros personales del celular

Segunda aparición de las bebés, Reinas del festival, Febrero 2019, Sector 5 Reñaca, Festival de viña, Quinta Región.

Textos Sofía Oportot

Bbs reinas del Festival💍💎💵

1. Irrumpen en la escena nocturna por primera vez durante una calurosa noche del verano 2019: Únicas, repetibles, siempre juntas, las Bebes seriadas se confunden entre el gentio capitalino, abriendose paso para entrar a la fiesta indicada, colarse en la fila del lugar de moda, irrumpir en tu velada perfecta. Imposibles de obviar, son el ideal que resume el anhelo colectivo y lo lleva a su síntesis: Ropa liguera, cabelleras platinas, rostros seriados de expresión intransable. Son modelos y por tanto carecen de deseo. Personifican el deseo del otro, de quienes las recrean en un loop constante a un lick de distancia, variando según el animo el filtro a elección. Si ponemos atención, si logramos acercarnos lo suficiente y oír la verborrea de sus conversaciones, podemos atisbar en parte el mensaje que trafican: “la información esta en las redes, como vestir, que comer, donde salir a bailar” A través de estos tips podemos acercarnos un poco mas al mundo que habita cada una de estas Bebes y traducir en palabras sus exclamaciones: “toma tu mascara, sigue a las masas, finge ser feliz, no des tu opinión, no te cuestiones nada.” Bebe 1, Bebe 2 y Bebe 3 se han multiplicado para su siguiente aparición social, ahora se atreven a mas, gozan de los flashes, suben al escenario y desplazan del protagonismo al Dj de turno apoderándose de la tarima. Han conquistado al publico con su suave desparpajo y desde ese sitial parecen susurrar a quienes las admiran: ” Eres une mas dentro de la serie, mantente firme, estoico, sonríe, paga tus cuentas, anda al baño, vuelve a dormir” Y luego, así como llegaron desaparecen, dejando ese espacio vacío ahí donde antes colorearon la noche con su fulgor rosa pálido. Su cometido se perpetua y avanza, algunos se preguntan : ¿Que clase de ejercito irrumpe en este verano de calores apocalípticos?.

2. El rumor nos adelanta que las Bebes se han desplazado hacia la costa, van donde la marea humana las lleva, atentas a los focos, como polillas a punto de quemarse por la luz de la fama ,pero no nos confundamos! Ellas son nativas digitales y saben que mas que los focos de la TV, brillaran en las miles de reproducciones, en las cómodas pantallas de los dispositivos personales de sus miles de seguidores, de sus voyeurs incondicionales y virtuales. Para Bebe1, Bebe 2, Bebe 3, Bebe 4, Bebe 5, y etc, las cifras se miden en cantidades de likes por segundo, es el nuevo rating, arrasan en la alfombra roja sin portar acreditación alguna, mas poderosas que sus antecesoras, desde el lugar inexistente que a todxs convoca, nos señalan en cada gesto: “Mantén tu mascara puesta, neutraliza tus emociones, no hables de mas, se una copia perfecta y plástica de un molde establecido.”

3. “Como si se tratara de una real coronación del verano 2019 tuve el privilegio de ser convocada a participar en la reproducción espontanea de las Bebes del colectivo Maygara, performance en capítulos, en la cual sus idénticas protagonistas se iban multiplicando matemáticamente y de vez en vez, desde su estreno en sociedad, hasta culminar en el mismísimo festival de Viña del Mar. Esta acción en que el glamour de quirofano se traslada hasta nuestras costas no estuvo exenta de polémicas y malos entendidos. Y tal vez ese el motivo o al menos unos de los motores principales de una propuesta de tal magnitud y desplante corrosivo: Generar un impacto, controversia y cuestionamiento a veces escaso en el panorama visual urbano por estos tiempos. Comenzando con la desaprobación e intento de restricción de conserjes evidentemente trasfobicos de los espacios residenciales del sector 2 de Reñaca, desde donde las Bebes iniciaron su paseo veraniego, pasando por las miradas inquisitivas de algunos usuarios del borde costero que intentaban develar con suma urgencia el sexo biológico de los cuerpos que las muñecas habitaban. Las Bebes nunca abandonaron su pose y los motivos que las llevaban a esas tibias arenas: Diversión, distensión, el juego de ver y que te vean, relax junto a las olas, para culminar la noche donde lo hacen las estrellas verdaderas y ser coronadas, como reinas que se precian. No abandonaron su dialecto distintivo y explicaron a través de este las preguntas que se esparcieron por la V región a su paso.”

4. “Son hombres o son mujeres? ¿ Son de alguna marca? ¿por que hacen esto? Fueron algunas de las interrogantes que se repetíana su paso. Alguien por ahí atisbo a asociar todo esto a un referente, mencionó a Kubrick. Una joven fue más allá y les pidió a las Bebes un momento para entender el por que de este alboroto y, enarbolando la bandera del feminismo, les pidió que explicaran su parecencia y justificaran su actuar, ya que según su interpretación, estaban dejando pésimo a las mujeres. La joven veraneante pidió a quienes estábamos detrás de estas clones de escabrosa belleza, hiciéramos algo que ayude en vez de dar ese triste ángulo de la mujer, a quienes estábamos dejando pésimo. Las muñecas contestaron en su idioma y continuaron su recorrido, recibiendo mas exclamaciones, abrazos, malos y buenos comentarios. Algo me hace pensar en que no dejaron satisfecha a esta representante del nuevo feminismo post millenial. Y da para pensar hasta que punto los consumidores (voluntario o involuntarios, como es en este caso) nos hemos ido quedando sin segundas lecturas ante este tipo de acciones. Como gran parte de las manifestaciones que ocupan la ironía o el sentido figurado para develar una idea, critica social o lo que venga al caso no alcanzan a ser leídos como tal. Me recuerda cuando en los años 90tas gran parte de los oyentes pensaban que la canción Corazones Rojos de los Prisioneros era un himno machista y misogino, siendo que su intención era la contraria, por citar un ejemplo mainstream. Qué pasa con las segundas lecturas, con las analogías e incluso las metáforas. Que pasa con la capacidad de articular un concepto luego de ser digerido.”

5. Es comprensible que el séquito de Bebes irrumpiendo en Reñaca pueda ser sorpresivo y chocante, que te puedan caer mal las Bebes incluso lo entiendo. Pero de ahí pedirle a quienes se encuentran bajo la piel de estas Reinas hacer algo para enmendar el daño moral que le causa al feminismo, una acción así me parece que es entender todo al revés. Amiga, las Bebes no son el enemigo, al contrario, son victimas de eso mismo por lo cual reclamas y empiezas a entender de a poco desde tu lugar social higienizado. Da para pensar y yo me quedo pensando en la falta de recursos con que nos vamos quedando cuando no dá el análisis para entender un gesto que está cargado de ironía, bufonesco en escencia, un espejo de una sociedad que no se quiere mirar por que al parecer lo que vé le parece indeseable, sobre todo si interrumpe un atardecer perfecto con la familia el ultimo día de Febrero”.