Super yo


Performance colectiva / Intervención callejera

“Súper yo” es una performance de carácter duracional creada específicamente para ser desarrollada en la ciudad de Constitución. Invitada por Toto Conti, Camila propone esta obra como una continuación de “Mujer Cis”, la que se realiza dos días antes. “Súper yo” fue transmitida en directo, a través de la plataforma Instagram. Incidentalmente esta pieza transcurre el día del cumpleaños de la artista. Desde el mediodía hasta el atardecer Garretón recorrerá a pie las calles de la ciudad cargando sobre su espalda una réplica de sí misma (encarnada por la actriz Patricia Fuego) quien llevará su rostro cubierto con una reproducción exacta del rostro de la artista – realizada por Tomás O’Ryan –. Para esta obra se ha tomado como referente conceptual la teoría del Ello, el Yo y el Superyo, propuesta por Sigmund Freud: tales estructuras representan instancias psíquicas, que en su condición de fuerzas opuestas rigen nuestra forma de pensar y de actuar desde el conflicto y la lucha interna. La peregrinación por los diferentes espacios, el encuentro con los diferentes espectadores que se irá encontrando durante el recorrido y el desafío a la propia resistencia física, implicada en la naturaleza de la pieza, articula una perspectiva poética en torno a los aspectos antagónicos de cada una de estas estructuras de nuestro inconsciente. La conclusión de la obra tiene lugar en la playa de la ciudad durante la puesta de sol, donde la artista se despide simbólicamente de su carga a orillas del mar para luego la desnudarse y meterse al mar.

Idea original y dirección: Camila Garretón
Máscara: Tomas O’Ryan
Conceptualización y confección de Vestuario: Y.A.N.G.
Patricia Matzner
Gestión: Toto Conti
Registros videos y montaje: Tobias Roots
Performers: Camila Garretón y Patricia Fuego

Agradecimientos especiales a Calypso Restaurante (Constitución) y a Cinecon radio (Constitución).

Agosto 2019, Constitución.

Transmisión en vivo:

Flyer por Ancocteau

Texto performance por Enrrique Rivera

Como dejar de hablarme?
recuerdo cuando con mis palabras acariciaban mi dolor,
satisfaciendo mi empatia,
el inexistente límite entre mi paciencia y mi desesperación,
la histeria que me aleja de mi centro, y me lleva donde soy feliz.

Mientras menos me conozco, la vida es más fácil,
la muerte se convierte en un estado irresistible,
la muerte espiritual,
soy mia,
y mi superyó es como una planta carnívora volcánica,
mi amado alter ego,
que me aleja lentamente del dolor como una masa incalculable de lava que baja por la montaña,
destruyéndolo todo,
O tal vez como una gota de rocío,
que gentilmente baja por el ala de un colibrí en eterno movimiento,
multiplicando con su aleteo mi dolor,
o como una gota de aceite que baja por mi piel,
entrando por mis poros,
traspasando mi irracionalidad,
evadiendo alguna posibilidad de calma.
Mi idolatrado otro yo.
El contraste nubla mi vista,
la eterna conversación en mi cabeza es despiadada y corrosiva,
de nuevo me alejo de mi misma,
me transformo en una masa blanca sin limites,
mi experiencia se transforma en una ilusión colectiva.
Escupo,
me mutilo,
me manipulo,
me convenzo,
la fuerza con la que me persuado es irresistible.
Cuestionarme y responderme,
engañarme,
usando la lastima colectiva para convertirme en lo que soy,
mi superyo convenciendo a mi yo de ser como mi obsesión lo demanda,
mi superyo es también como el mar, incontrolable, impredecible, salvaje, infinito, inexplorado
mi superyo levita sobre la existencia sin forma,
la determina,
y me digo,
no estoy de acuerdo conmigo,
vivo en un eterno contraste de quietud y movimiento. ¿como dejar de escucharme?
Mi voz interior me aplasta,
el primitivismo elistico explota sin control,
como miles de caballos pasando sobre mi,
despedazando mi autoestima,
y mi superyó vuelve nuevamente para consolarme,
y retorno bajo su brazo,
me acurruco como un perro recién golpeado que busca el cariño de su dueño,
me recibe perverso,
y sonríe mientras mi yo con sus ojos cerrados arroja una lagrima de amor.